4 estilos para decorar la habitación del bebé, tú eliges

decoración habitación bebé

Si falta muy poco para que nazca tu bebé y ya estáis preparando su habitación, te presentamos cuatro opciones para que su cuarto os encante y para que, además, el pequeñín se encuentre a gusto. A la hora de decorar la habitación del niño, ten en cuenta que éste crecerá, así que presta atención a la hora de combinar estética y practicidad. ¿Aún no lo tienes claro? Inspírate en estos cuatro estilos a cual más bonito.

Elijas el estilo que elijas hay tres consideraciones previas a la hora de decorar la habitación de tu bebé que no debes perder de vista.

1. Elige el mobiliario principal y los accesorios pensando principalmente en tu comodidad y en la del pequeño. Espacios para ordenar, colocar y tener todo a mano, “rincones” perfectos para que cuando el niño gatee o dé sus primeros pasos pueda moverse con comodidad y seguridad… piensa en esos detalles que harán que vuestros primeros meses de convivencia resulten más agradables.

2. Luz. Si el cuarto de tu pequeño goza de una excelente luz natural, aprovéchala al máximo y no incorpores ningún elemento que impida su entrada.

3. Seguridad ante todo. A medida que el bebé pase más tiempo en su cuarto fuera de la cuna, los peligros acechan. Protectores de enchufes, barandillas anti escalones, topes de puertas, ventanas o armarios deben poder incorporarse a cualquier estilo que elijas.

Nórdico, romántico, rústico o moderno ¿con cuál te quedas?

Difícil elección porque cada estilo tiene su particular encanto. Optar por uno u otro depende de los gustos personales. Descubre las claves de cada uno de ellos y toma tu desición.

Nórdico.

Las habitaciones de bebés en estilo nórdico quedan realmente genial porque en ellas se combina la calidez de los textiles con el protagonismo absoluto del color.

En esta propuesta, el mobiliario es básico, sin exceso de piezas auxiliares. Una cuna o tal vez su primera cama nido, una cómoda para guardar ropa y accesorios, quizás una mesa con sus “mini” taburetes y unas baldas de filos romos para colocar los imprescindibles adornos. Lo más interesante de este estilo es la buena combinación entre los colores llamativos (rojos, verdes, azules, amarillos…) y la siempre acogedora madera. Una buena elección de cortinas, ropa de cama (esenciales edredones), cojines, pufs… todo a juego para un resultado excelente.

Romántico

Difícil resistirse a esta propuesta decorativa apta tanto para niños como para niñas. Los tonos pastel son la clave de este estilo. Paredes en rosa pálido, celeste, malva, salmón, tenues aguamarinas… también puedes lograr el mismo efecto, aportando mayor sensación de calidez, con la interesante alternativa del papel pintado. Los estampados florares o los detalles (pintados o en vinilo adhesivo) de mariposas, estrellas, plantas, corazones… lograrán dar ese toque especial a la habitación del bebé. Una cuna con dosel, una cenefa y un suelo revestido de moqueta harán que no den ganas de salir del cuarto del pequeño.

Rústico/ provenzal

Son habitaciones particulares, con identidad propia, en las que la naturaleza parece cobrar protagonismo propio. Los colores neutros deben predominar en las paredes para que destaque todo el encanto de los muebles en madera. Si eliges este estilo, procura que la cuna siga la misma línea que el conjunto del mobiliario. Además haz que la estancia resulte acogedora con una buena alfombra de pelo largo. Deja que la naturaleza decore la habitación: cuadros hechos con flores secas, fotos y espejos con marcos de madera, una gran cesta de mimbre con los artículos de aseo del bebé… detalles para un estilo con sobrada personalidad y encanto .

Moderno/ minimalista

El mobiliario y los complementos decorativos de líneas sobrias y modernas son también perfectas para decorar la habitación de un pequeño de pocos meses. Cuartos luminosos, espaciosos y cómodos pueden lograrse evitando sobrecargar y apostando por la sobriedad y la comodidad. Como idea, tienes preciosas habitaciones de bebés en las que predominan el blanco acompañado de algún toque de color llamativo que aporte modernidad: rojo, azul (incluso negro o tonos plata). Algún espejo, un divertido móvil sobre la cuna y unos grandes cojines que aporten calidez es suficiente para acertar decorando en este estilo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *