Accesorios imprescindibles para decorar el salón

decoración salones

El salón es la estancia principal de la cualquier casa y seguro que quieres que el tuyo derroche buen gusto y resulte absolutamente acogedor. Para lograrlo, el secreto está en acertar con los accesorios adecuados, que den ese toque único personal, sin sobrecargar. Descubre nuestros imprescindibles y adáptalos a tu propio estilo.

El sofá, la mesa comedor y sus sillas, el indispensable mueble para la televisión… son algunos de los elementos básicos de cualquier salón, pero para hacer de esta habitación un lugar agradable, donde, tal vez, se reúna toda la familia o pases una tarde con amigos, necesitas algo más. Son los pequeños detalles los que hacen único un espacio. No se trata de llenar tu salón de cuadros, fotos, espejos y un sinfín de cosas más que, en ocasiones, no dan el resultado esperado. Unos accesorios básicos, bien pensados y situados donde deben, harán que tu salón luzca perfecto y como tú quieres.

Toma nota de algunas ideas

• Los textiles. Son básicos para proporcionar un ambiente cálido y confortable. Tómate tu tiempo en encontrar las cortinas idóneas, aquellas que decoren pero sin restar luminosidad, es decir, aprovechando al máximo la luz natural. Puede que te venga bien únicamente un visillo, o mejor unos estores… Los cojines también son un accesorio ideal para poner una nota de color si los combinas bien con el sofá y con el resto de elementos. Pon los justos, sin excederte en el número. Demasiados cojines pueden resultar algo agobiante. Por último, una alfombra no puede faltar. Con ella puedes dividir el espacio salón- comedor y darle el estilo que tu salón precisa: bohemio, rústico, clásico, moderno, vintage…

• La mesa baja. Es uno de los puntos clave y no vale cualquiera. Elige su tamaño en función del espacio disponible. Una demasiado grande o pequeña rompería el equilibrio del conjunto y estropearía cualquier intento de lograr un salón decorado con gracia.

• La luz. Piensa en el ambiente que quieres crear y buscas las lámparas, focos o apliques que cumplan la función que tú deseas. En general, el salón debe tener una iluminación versátil, que te permita tanto disfrutar de una luz potente que proporcione claridad total, como de una agradable e intencionada penumbra. Una lámpara de pie, que ilumine un rincón, un foco que apunte justo a un detalle como un cuadro, una figura o unas fotografías. Las lámparas auxiliares permiten multitud de opciones para crear distintos ambientes. Dales la importancia que merecen.

• Un toque natural. Dejar entrar la naturaleza a tu salón siempre es una buena idea. Un centro de mesa con flores secas, una planta de interior que alegre esa esquina, un cesto de rafia como revistero… accesorios sencillos que dan excelentes resultados.

• Mesas auxiliares y estanterías. Solo las justas, para que no hagan que tu pared “desaparezca”. Según el estilo que elijas, unas baldas en madera (tradicional) o en sorprendentes colores (para un toque atrevido) a juego con alguna practica mesa que no ocupe demasiado espacio, siempre te vendrán bien para colocar algún detalle que creas que debe estar en ese espacio, siempre especial, que es el salón.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *