Con estos consejos tu mudanza será mucho más fácil

consejo mudanzas

Cierta nostalgia y mucha ilusión van de la mano cuando empiezas a organizar una mudanza, pero si hay algo que puede llegar a quitarte el sueño es la idea de tener que empaquetar y trasladar todos esos enseres que poco a poco han dado forma a tu casa. ¡Que no cunda el pánico! Con calma y organización, verás que no es para tanto.

Ropa, muebles, electrodomésticos, textiles, libros y ese jarrón que no te gusta, pero te da pena tirar… es lo que tiene una mudanza. Para que te resulte más fácil, vamos a darte una serie de consejos realmente útiles para conseguir que todo vaya sobre ruedas.

Preparando tu mudanza

Especialmente si tienes una casa grande, en la que has pasado un buen número de años, la mudanza no es algo que puedas organizar de un día para otro. Tampoco es cuestión de empezar a empaquetar dos meses antes. Lo ideal es comenzar a recoger una semana antes del traslado definitivo. ¿Qué hacer en ese tiempo?

  1. Asesórate sobre las distintas opciones posibles. El primer paso será decidir si contratas a una empresa del sector o decides hacer el traslado por tus medios. Infórmate sobre cuánto cuesta una mudanza, teniendo en cuenta las características de tu vivienda, y determina con claridad los servicios que pueden estar incluidos en el precio (ayudarte a embalar y desembalar, colocar lámparas, montar muebles, conectar los electrodomésticos…). Sopesa, también, otras opciones como alquilar una furgoneta y llevar las cosas con ayuda de familiares y amigos dispuestos a echar una mano.

  1. Haz limpieza. Aprovecha y despréndete de cosas que has ido guardando y ya no utilizas. “Aligerar” tu casa resultará de lo más terapéutico y conseguirá que te ahorres cargar con cajas llenas de cosas inútiles para ti. Donar lo que no te sirve, pero está en buen estado, es una excelente idea.

  1. Desmonta los muebles que no sean imprescindibles. Hay elementos que vas a necesitar hasta el último momento, pero de otros podrás prescindir un par de días. Una mesa de ordenador o una abatible que tienes en la cocina… Si son muebles desmontables, emprende esta engorrosa tarea unos días antes de la mudanza. Si empiezas a hacerlo justo cuando te vas a marchar, los nervios harán que la tarea se complique (y seguramente perderás alguna pieza).

  1. Las primeras cajas. Son muchas las que puedes ir preparando con tranquilidad. La ropa que no vas a usar de momento, los libros, la vajilla de las ocasiones especiales… Coloca estos enseres en las primeras cajas y recuerda ponerles por fuera un nombre o etiqueta para que sepas en todo momento lo que contienen.

  2. Un trastero. Si tienes mobiliario y objetos de los que no te quieres desprender, pero no tienen cabida en tu casa nueva, alquilar un pequeño trastero puede ser, temporalmente, una buena solución.

El día de mudanza

Tanto si has contratado una empresa de mudanzas como si la haces por tu cuenta, procura dejar prácticamente todo listo para el traslado el día anterior. Aun así, siempre te quedarán pequeñas cosas por hacer que te resultarán más sencillas siguiendo estas pautas:

  1. Desenchufa los electrodomésticos la noche anterior, especialmente la nevera que deberás vaciar y dar tiempo a que se descongele si fuera necesario.

  2. El día previo a la mudanza termina de llenar las últimas cajas. Hazlo por habitaciones, vaciándolas de una en una, para que al instalarte, sea sencillo colocar cada cosa donde corresponde: cocina, baño, dormitorios, salón… no olvides proteger con papel burbuja los objetos frágiles.

  3. Prepara una pequeña maleta con lo imprescindible: productos de aseo, sábanas, pijama, una muda para cada miembro de la familia… así, a la llegada, encontrarás lo necesario a la primera.

  4. Si haces la mudanza en una furgoneta particular, a la hora de cargarla, coloca siempre lo más pesado y voluminoso al final y asegura bien, con cintas o cuerdas, las cajas de contenido más delicado.

La llegada a tu nueva casa

Ya has superado lo más complicado. Ahora toca instalarte ¿por dónde empezar?

  1. Ve situando cada caja en la habitación que le corresponda (¡etiqueta!). Ya tienes un primer reparto hecho.

  2. Monta o coloca los muebles imprescindibles (camas /sofás) y conecta los electrodomésticos.

  3. Empieza a organizar el baño y la cocina. Luego, céntrate en los dormitorios y, por último, ponte con la decoración del salón.

  4. Recuerda que llevas en tu maleta lo necesario para pasar una primera noche, así que, tras un día agotador, descansa y deja para el siguiente la organización de armarios, estanterías y demás. En un par de jornadas, estarás instalada y feliz.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *