,

Ganar en confort y ahorro en nuestro hogar

Ahorrar energía en casa

Consumir energía cada vez es más caro. Para ganar en confort y ahorro en nuestro hogar debemos actuar en los dos puntos más débiles de una vivienda. Su envolvente y sus instalaciones.

Lo primero donde deberemos  actuar es en su envolvente. Para conseguir bienestar y a la vez ahorrar, es importante que nuestra vivienda esté bien aislada. Una casa bien aislada reduce la demanda de calefacción y refrigeración, lo que se traduce en un importante ahorro económico, ya que como sabemos, consumir energía no renovable cada vez resulta más costoso. Si tenemos un buen aislamiento térmico en nuestra fachada y sus puentes térmicos, reduciremos hasta el 50% el consumo energético debido a climatización. Con un buen aislamiento el calor y el frío interior se mantendrán y se evitará su pérdida hacia el exterior.

Otro elemento a actuar en la envolvente de una vivienda es en sus ventanas. Una buena opción son sustituir las ventanas actuales por unas ventanas de PVC con doble cristal y vidrios de baja emisividad. Si nuestra fachada da cara Sud, Sud-Este o Sud-Oeste, la colocación de toldos ayudará también en el ahorro energético y en el bienestar. Otra manera sencilla y más económica de reducir consumo de energía, es con la colocación de cristales oscuros, ya que evitan la acumulación innecesaria de calor solar en las zonas de impacto directo.

Algo que es una tontería pero que ayuda a evitar la entrada y salida de aire, aumentando el aislamiento de la vivienda, es colocar unas cintas bajo las puertas o balconeras.

Otro punto crítico de consumo en una vivienda, son sus instalaciones. Una caldera de condensación consume un 30% menos ya que re-utilizan como combustible parte del vapor del agua. Una calefacción eléctrica programada, también ayuda a ahorrar energía, ya que la podemos utilizar dónde  y cuándo sea necesaria. La elección de electrodomésticos y bombillas, deberán ser lo más eficientes posibles. Éstos llevan una etiqueta en la que se identifica la eficiencia según una letra de la A a la G.

Una buena manera de saber donde actuar es solicitar un certificado de eficiencia energética, ya obligatorio para realizar algunos trámites. Después de un análisis de un técnico y según las características propias de la vivienda se obtiene una etiqueta de eficiencia energética, igual que los electrodomésticos, de la A a la G, y de esta manera se conoce más exhaustivamente los puntos críticos de la vivienda y sus posibles mejoras según diferentes opciones de actuación.

En resumen, para ahorrar en el interior de nuestra vivienda, es necesario optimizar en los recursos eléctricos y de consumo, buscando un hábitat sostenible, utilizando las energías renovables posibles y productos respetuosos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *